• Autora: Igone Amoztegui
  • Categoría: Alimentación

Turmérico o cúrcuma, aplicaciones y beneficios

La cúrcuma o turmérico se conoce también por los siguientes nombres dependiendo de la zona geográfica: polluelo, azafrán cimarrón; yuquilla, turmérico, jengibrillo, palillo cholón, palillo chuncho, guisador o palillo.

Pertenece a la misma familia que el jengibre y es originaria de China, Sur de la India e Indonesia. Se utiliza su rizoma, rico en materias colorantes. El turmérico proviene de la raíz de la planta cúrcuma longa.

Es conocida como especie culinaria siendo uno de los principales ingredientes del curry hindú. Es la responsable del color amarillo de la mostaza americana. Su sabor es similar al de la pimienta, algo amargo y con un aroma ácido que se asemeja al del jengibre y la naranja.

Los componentes más relevantes de la cúrcuma son los llamados curcuminoides, que incluyen la curcumina, demetoxicurcumina y bisdemetoxicurcumina. Encontramos además aceites volátiles (turmerona, atlantona y zingibereno) así como azúcares, proteínas y resinas.

En la India es considerada un tesoro ya que se le da muchísimos usos desde usos medicinales por su poder analgésico y cicatrizante, como usos cosméticos por sus propiedades hidratantes y purificantes, como usos textiles al ser utilizado para teñir tejidos entre otros muchos empleos de la medicina ayurveda.

Propiedades

La cúrcuma tiene un alto contenido en antioxidantes y es 8 veces más potente que la vitaminas E y C. Es muy apreciado su poder antiviral, antibacterial, antifúngico y anticancerígeno. En medicina ayurveda y holística se utiliza para combatir enfermedades como diabetes, alergias, artritis, Alzheimer.

Es una sustancia antiinflamatoria ya que suprime la producción de cortisona y actúa como inhibidor de la formación de los estímulos involucrados en la inflamación.

En algunos casos se recurre a la curcumina para el tratamiento del dolor, ya que sus efectos son similares a la cortisona pero sin las reacciones adversas de ésta última.

Se ha estudiado ampliamente sus efectos también como inhibidor del crecimiento de muchos tipos de células tumorales por lo que se le llama "alimento anticáncer".

Existen muchos estudios científicos sobre los efectos farmacológicos y nutricionales de los extractos de Cúrcuma longa L. y de los cucuminoides. Os dejamos enlaces a tres estudios muy interesantes:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22272768
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22253518
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18370854

Propiedades de la Cúrcuma
Usos externos

La cúrcuma puede utilizarse en usos externos en cremas, mascarillas, exfoliantes, jabones, cataplasmas medicinales e incluso como hemos avanzado antes como tinte para tejidos. Os proponemos algunos usos externos que os van a sorprender.

Mascarilla antioxidante de cúrcuma

Usando esta mascarilla de forma regular obtendremos una piel más sana, radiante y tersa. Es muy nutritiva y ayudará a atenuar las marcas de expresión y arrugas prematuras.

Ingredientes:
  • 50g de harina de garbanzos
  • 1/2 cucharadita de café de cúrcuma en polvo
  • 1 ó 2 cucharadas de agua
  • 3-4 gotas de nuestro aceite esencial preferido (sándalo, naranja, romero, geranio... dependiendo de la propiedad que deseamos potenciar).
Preparación

Mezclamos la harina de garbanzos con la cúrcuma, las gotitas de aceite esencial y el agua hasta formar una pasta homogénea.

A continuación colocamos la mascarilla sobre nuestro rostro, cuello y escote, evitando los ojos. Dejamos actuar 15 minutos. Retiramos la mezcla con agua tibia.

Cataplasma para artritis

Las propiedades antiinflamatorias de la cúrcuma hacen de ella un ingrediente ideal para aliviar el dolor de articulaciones en caso de artritis o de inflamaciones por otro tipo de lesiones tendinosas o articulares.

Ingredientes
  • Aceite de coco
  • 1 cucharada de cúrcuma molida
Elaboración

Preparamos una pasta mezclando la cúrcuma con el aceite de coco. Dependiendo de la extensión de la zona a tratar se utilizará mayor o menor cantidad del preparado. A continuación aplicamos en el área afectada y envolvemos suavemente con una gasa o tejido de algodón. Dejamos unos 20 minutos. Puede que tras su aplicación la cúrcuma deje una coloración amarilla, pero desaparecerá al lavar la zona con agua y jabón.

Mascarilla de cúrcuma contra el acné

La acción antibacteriana del turmérico lo hace un ingrediente muy eficaz en el marco de los tratamientos antiacné, eliminando impurezas y ayudando en la cicatrización de las marcas en los casos más severos.

Ingredientes
  • 2 cucharadas de cuajada
  • 1/4 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • 1/2 cucharadita de polvo de sándalo
Elaboración

Mezclamos todos los ingredientes hasta obtener una pasta suave y uniforme. Aplicamos la mascarilla sobre la piel limpia en cara, cuello y escote, como siempre evitando los ojos. Dejamos actuar 20 minutos.

Para finalizar, lavamos la cara con agua tibia hasta retirar la crema y por último enjuagamos con agua fría. Para "sellar" los efectos de esta mascarilla antiacné podemos aplicar nuestra crema hidratante.

Exfoliante de cúrcuma y sal del Himalaya

La cúrcuma es un exfoliante fabuloso que además es descongestionante por lo que este preparado ayudará a eliminará rojeces, irritaciones y granitos.

Esta receta casera tiene una versión simplificada: formamos una pasta con cúrcuma y un poco de agua y aplicamos como se indica a continuación.

Ingredientes
  • 3 cucharadas de cúrcuma en polvo
  • 1 taza de sal marina o sal de Himalaya
  • 1/3 de taza de aceite de uva, jojoba, almendra o coco
Elaboración

Mezclamos todos los ingredientes suavemente. No debemos buscar formar una masa homogénea, sólo que los ingredientes se mezclen correctamente.

Masajeamos todo el cuerpo desde los tobillos a los hombros para activar la circulación. Es importante prestarle especial atención a las zonas de los codos y las rodillas.

Aclaramos con agua abundante y secamos suavemente. Nuestra piel se verá tonificada, suave y luminosa.

Podemos exfoliar nuestro cuerpo una vez a la semana.

Usos internos

La cúrcuma, también conocida como azafrán de raíz es un ingrediente muy saludable que debemos integrar en nuestras recetas. Tiene un aspecto similar a la raíz de jengibre si es fresco o podemos encontrarlo en polvo en la sección de las especias.

La cúrcuma es el ingrediente estrella de la salsa curry y se utiliza en recetas de todo tipo tanto vegetarianas como con carnes, pollo y pescados. Es un sustituto natural delicioso al colorante químico en platos como la paella o el cuscús.

Consejo: Si añades una cucharadita de café de cúrcuma a la masa de tus pasteles caseros, les darás un toque muy original.

Recetas
Hummus de cúrcuma: Ingredientes (para 4 personas)
  • 500 gramos de garbanzos
  • 1/2 exprimido
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • Comino y pimienta negra al gusto
  • Sal
Preparación

Ponemos los garbanzos a remojo por 24 horas. Transcurrido ese tiempo retiramos todos los hollejos.

Ponemos agua a hervir con hierbas aromáticas (tomillo, laurel, hinojo y romero). Debemos cocinarlos hasta estén blandos.

Escurrimos e introducimos todos los ingredientes en una licuadora hasta conseguir una textura cremosa y homogénea.

Podemos servir con unas semillas de sésamo y un chorrito de aceite de oliva. El hummus es ideal para tomar en aperitivo, para acompañar ensaladas o carnes o como plato principal (ver imagen).

Té verde de cúrcuma y aroma de limón
Ingredientes
  • 1 taza de agua
  • 1 cucharadita de té verde Sencha en hojas
  • 1 trocito de cúrcuma (fresca o molida)
  • 1 pizca de pimienta
  • La piel de limón
  • Miel para endulzar (opcional)
Preparación:

Introducimos todos los ingredientes en una tetera en la que verteremos agua a punto de hervir y dejaremos infusionar 10 minutos.

Colamos y servimos con miel si se desea endulzar la infusión.

Leche dorada receta ayurveda
Ingredientes
  • 1 vaso de leche vegetal: almendras, coco, avena, arroz.
  • 1 cucharadita de café de aceite de coco o de oliva.
  • 1/4 de cucharilla de café o más de pasta de cúrcuma.
  • Miel
Elaboración

Calentamos todos los ingredientes menos la miel y retiramos del fuego antes de que hiervan. A continuación servimos en una tacita donde habremos añadido la miel y un trocito de canela en rama. Dejamos reposar 5 minutos y consumimos caliente.

Plantar cúrcuma en tu casa

Si después de leer todo lo que la curcuma puede hacer por nuestra salud os habéis enamorado de ella, como nosotros, debéis saber que podemos plantar en casa en 3 pasos sencillos.

  1. Planta el brote o la planta que hayas adquirido en una maceta con tierra orgánica o con compost natural pero cuidando que el pH esté comprendido entre el 4.5 hasta 7.5 (existen tiras que nos permiten medir el pH y no son caras).
  2. Colocamos la planta de cúrcuma con una ligera presión.
  3. Regamos con agua con un pH entre 6.0-6.2 para su primera etapa de crecimiento. A nuestra planta de cúrcuma le encanta el agua así que deberemos regarla cada dos días aunque cuidando no ahogarla.

¡No sólo es bella por dentro, es bella por fuera!

Precauciones a tomar frente a la cúrcuma

La OMS la considera una sustancia segura, pero no se debería tomar durante el embarazo ni junto con medicamentos anticoagulantes ya que aumenta sus efectos. Aún así como siempre os recomendamos, ante cualquier afección, enfermedad o estado específico es necesario consultar con un especialista cualquier cambio en nuestra alimentación.

Igone Amoztegui. Blog.igonenatural.es

Compartir:

Artículos relacionados