• Autora: Elizabeth López García
  • Categoría: Psicología
  • Fecha: 02/09/2016

Serotonina: La hormona de la felicidad

Últimamente, cada vez que hablo con una persona, aparte de hablar de las tarjetas negras de Bankia, me cuentan que se sienten cansadas y tristes. "Eli, que no puedo tirar de mi cuerpo".

¿Usted también se siente malhumorado, irritable, le cuesta conciliar el sueño y concentrarse? ¿Si?

felicidadPues no se preocupe demasiado, está relacionado con la llegada del Otoño, está científicamente demostrado. El cambio de estación afecta al estado de ánimo de muchas personas y ocurre fundamentalmente cuando pasamos de una estación calurosa y luminosa a otra fría con menos horas de luz (verano-otoño). El organismo experimenta ciertos cambios hormonales como consecuencia de la disminución de la luz solar y de la llegada de una época más fría y algo más oscura. ¿Conoces el refrán la primavera la sangre altera? Pues explica todo lo contrario, llega la luz y la energía acontece en nuestra vida normal.

Toda esta noria de emociones está relacionada con el trio: triptófano-serotonina-melatonina. Voy a explicar de forma fácil esto para que lo podamos entender.

El triptófano es un aminoácido esencial, es decir, una molécula que no la fábrica nuestro organismo y que la tenemos que tomar con la dieta. El triptófano por diferentes procesos químicos se transforma en serotonina, la hormona de la felicidad. Es un neurotransmisor que trabaja para el sistema nervioso. Podemos decir que es la llave de arranque para que todas nuestras conexiones emocionales funcionen correctamente. Y la podemos definir como el secreto de nuestros estados de ánimo, ya que unos niveles bajos de este tesoro pueden provocar depresión, fatiga, ira, negatividad, dolor de cabeza, insomnio o ansiedad. A su vez, la serotonina se convierte en una molécula intermedia, precursora de la melatonina. La melatonina es una hormona que el organismo humano produce en una glándula del cerebro durante la fase oscura del día. Se encarga entre otras cosas de regular nuestro "reloj biológico", ya que nos hace conscientes del tiempo y sus ciclos. Nos provoca sueño por la noche, cuando aumenta la cantidad de melatonina en nuestro organismo, y nos hace despertar por la mañana cuando disminuye.

Con lo cual, con la disminución de la luz solar de los días otoñales, aumenta la producción de melatonina de ahí las ganas de estar siempre durmiendo, y la somnolencia permanente. También aumenta el apetito porque disminuye la temperatura del cuerpo, de ahí la necesidad de comer alimentos especialmente calóricos. El aumento de melatonina lleva consigo una disminución de la serotonina, por ello nos sentimos más irritables y deprimidos.

Espero que con todo ello podamos entender bien porqué el buen tiempo y los días soleados mejoran nuestro ánimo siempre que salgamos a disfrutarlo al aire libre.

Concluir diciendo que, especialmente en esta época nos viene bien aumentar la ingesta de alimentos ricos en triptófano. Abunda en los huevos, el amaranto, la leche, los cereales integrales, el chocolate, la avena, los dátiles, las semillas de sésamo, los garbanzos, las pipas de girasol, las pipas de calabaza, los cacahuetes, los plátanos, la calabaza y la espirulina. Además recordaros que, el alcohol, la cafeína y el estrés disminuyen drásticamente los niveles de serotonina en nuestro organismo, por el contrario, el ejercicio, los alimentos ricos en carbohidratos (panes, arroz, pastas, cacao, legumbres, soja...), dormir al menos 8 horas al día, practicar sexo, yoga o meditación y las situaciones alegres o placenteras aumentarán nuestros niveles de serotonina.

Comer bien, pasear al aire libre y dormir placenteramente son la base de nuestro equilibrio emocional y haz que el brillo de tu sonrisa no dependa de los rayos del sol.
"Sonríe siempre".

Elizabeth López García. Salud natural para ti

Compartir:

Artículos relacionados