• Autor: Alexis Alonso
  • Categoría: Osteopatía
  • Fecha: 08/11/2012

Osteopatía miotensiva

¿Qué es la osteopatía miotensiva?

Consiste en un tratamiento de músculos, columna vertebral y articulaciones sin manipulación. Se trata de maniobras para corregir lesiones osteopáticas devolviendo la movilidad a la articulación afectada. En vez de manipular, se realizan contracciones isométricas para que así, relajando la musculatura, movilizar progresivamente la articulación hasta su corrección.

Pros y contras del tratamiento miotensivo:

A FAVOR:

osteopatia.php1.- COMPLETO: El trabajo con técnicas miotensivas es muy completo ya que se trabaja a varios niveles. En una misma maniobra se trabaja a nivel articular, muscular, ligamentoso, nervioso, sanguíneo y linfático.

2.- CONTRACCIÓN Y ESFUERZO MUSCULAR: Un gran número de patologías musculares y articulares mejoran con el movimiento y el esfuerzo. Aunque no sea mucho, las contracciones isométricas fortalecerán la musculatura y eliminara la hipertonía.

3.- CONTRAINDICACIONES: La osteopatía miotensiva tiene menos contraindicaciones que las técnicas estructurales. Al no estar manipulando directamente sobre las articulaciones, se puede realizar a pacientes con osteoporosis, artrosis, artritis, personas mayores, niños.

4.- INTOLERANCIA AL THRUST: Estas técnicas son perfectas para personas que no aceptan que le manipulen sobre todo, las cervicales.

5.- TRABAJO ZONAL: Por ejemplo, si corregimos una vertebra lumbar, como la maniobra abarca una zona más amplia, también estamos movilizando las vertebras adyacentes.

6.- SEGURIDAD: Aunque siempre debemos realizar un buen diagnostico, con las técnicas miotensivas podemos tener la seguridad de que si realizamos una maniobra para corregir una lesión articular pero nos hemos equivocado, no empeoraríamos la lesión.

7.- TRABAJO FUNCIONAL Y MIOTENSIVO A LA VEZ: El tratar una lesión osteopatía con una técnica miotensiva supone el trabajar otra articulación de forma funcional.

Por ejemplo, si la vertebra lumbar a corregir esta en FR=L dcha. y comprobamos que el sacro esta en torsión dcha-dcha, al corregir la vertebra también corregiremos el sacro en la misma maniobra. En este caso se trataría de una corrección lumbar miotensiva y corrección sacra miotensiva.

Otro ejemplo. Si la vertebra lumbar a corregir esta en FR=L dcha. y comprobamos que el sacro esta en torsión izda-izda, al corregir la vertebra lumbar con la técnica miotensiva estaríamos trabajando el sacro con la técnica funcional ya que lo estamos llevando hacia la lesión. Una vez corregida la vertebra, invertimos la posición y corregimos el sacro con la técnica miotensiva, aprovechando que ya esta relajada su musculatura. También se puede realizar al revés, al corregir el sacro con la técnica miotensiva, trabajamos la vertebra lumbar con la técnica funcional.

8.- ESTIRAMIENTO: En ocasiones, dependiendo de la técnica, al realizar una maniobra miotensiva, se estiran músculos de la zona.

9.- DESGASTE ARTICULAR: Un abuso de la manipulación estructural desgasta el cartílago.

EN CONTRA:

1.- EL TIEMPO: Para poder realizar correctamente una técnica miotensiva se necesita más tiempo que con una técnica estructural.

2.- POSIBLES MOLESTIAS: La puesta en tensión o la maniobra para la corrección puede producir molestias o dolores al paciente. Memento en que interrumpiremos la operación.

3.- EFECTIVIDAD: Las técnicas miotensivas son eficaces. Pero hay articulaciones muy bloqueadas, o vertebras pivote que se necesita varias sesiones para corregirlas.

4.- AGOTAMIENTO: Cada técnica miotensiva supone un esfuerzo para el paciente. Si en una misma sesión le sometemos a varias correcciones con éstas contracciones isométricas, podemos producir cansancio en el paciente. Por eso es necesario realizar una correcta valoración y dosificar las maniobras o realizar solo las necesarias.

Alexis Alonso. Osteópata

Compartir:

Artículos relacionados