• Autora: Rocío Río de la Loza
  • Categoría: Alimentación
  • Fecha: 09/07/2016

Ocho consejos para seguir la dieta mediterránea

Para seguir un estilo de vida saludable es imprescindible combinar una alimentación equilibrada con la práctica de ejercicio y el número adecuado de horas de descanso. En este sentido, una de las dietas que ha ganado protagonismo en los últimos años es la dieta mediterránea.

Según la Fundación Dieta Mediterránea, en esta dieta destaca el tipo de grasa que se consume (aceite de oliva, pescado y frutos secos), las porciones de los nutrientes principales (cereales enteros y vegetales como base de los platos y carnes o similares como "guarnición") y la riqueza en los micronutrientes que contienen sus recetas.

Además, otra de las razones por la cual esta dieta es recomendable, es que utiliza las verduras de temporada, por lo que se pueden conseguir sus ingredientes sin problemas. Por otro lado, en 2010 la UNESCO declaró la dieta mediterránea como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. A continuación, la Health Coach Rocío Río de la Loza, nos da 8 consejos para seguir esta dieta saludable y añade algunos de sus principales beneficios para la salud.

Dieta mediterránea

  • En la variedad está su riqueza: pon fin a las dietas milagro que perjudican tu salud y apuesta por la dieta mediterránea según las directrices de su pirámide nutricional. Esta dieta incluye en mayor o menor medida todos los grupos de alimentos: cereales, huevos, leguminosas, productos lácteos, verduras y frutas de temporada, pescado azul y carnes rojas y blancas.
  • El aceite de oliva como pilar: la Fundación Dieta Mediterránea indica que el aceite de oliva es "un alimento rico en vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras". La clave se encuentra en utilizar el llamado oro líquido para cocinar alimentos saludables y aliñar ensaladas u otras recetas nutritivas.
    En este sentido, la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero ha presentado tres estudios científicos que sostienen que la dieta mediterránea, gracias a sus recetas con aceite de oliva extra virgen y frutos secos, reduce hasta en un 30% el número de muertes de origen cardiovascular, infarto de miocardio y accidentes cerebrovasculares.
  • Importancia de la hidratación: beber dos litros de agua diarios (entre 5-6 vasos de agua) favorece el bienestar y ayuda a mantener el equilibrio. Esta cantidad es variable en función de la edad o del ejercicio que practique cada uno y puede complementarse con infusiones.
  • Realizar ejercicio físico: es aconsejable que se practique deporte adaptado a las características de cada persona. El objetivo es ponerse en forma, fomentar un estilo de vida saludable y favorecer el control del peso junto a una alimentación equilibrada.
  • El secreto de la eterna juventud: según la revista British Medical Journal, una alimentación basada en los pilares de la dieta mediterránea favorece la longevidad gracias a las propiedades antioxidantes de sus alimentos, entre los que destaca el aceite de oliva extra virgen. Además, esta dieta saludable reduce los riesgos de sufrir cáncer y mejora la salud cardiovascular.
  • Recetas fáciles: la cocina tradicional es una de las bases de la dieta mediterránea, con productos saludables que se combinan para elaborar recetas fáciles que son muy nutritivas. Para seguir esta dieta no es imprescindible vivir en la cuenca mediterránea ya que estos alimentos se pueden adquirir en todo el mundo. Incluso los más inexpertos cuando entran en la cocina serán capaces de preparar muchos de sus platos.
  • Previene la obesidad: por este motivo se aconseja que la dieta mediterránea forme parte de tu estilo de vida desde la infancia. Esta dieta es un hábito saludable que favorece el control del peso y reduce el riesgo de sufrir sobrepeso en las diferentes etapas de la vida.
  • Favorece el embarazo: la dieta mediterránea, según un estudio elaborado por la Universidad de Navarra, aumenta la fertilidad y por tanto las posibilidades de que las mujeres se queden embarazadas. Tras más de seis años de seguimiento, las mujeres que siguieron el patrón mediterráneo en su alimentación tuvieron que acudir en un 44% menos al médico por problemas para quedarse embarazadas.

Rocío Río de la Loza, Health Coach, explica que también reduce la presión arterial, el colesterol alto, el asma, ayuda a combatir el Parkinson y el Alzheimer y evita la resistencia a la insulina, reduce la depresión, cuida la salud dental, mejora la artritis reumatoide e incrementa la calidad de vida.

De esta forma, la consultora en nutrición y salud integral agrega que la dieta mediterránea también previene y ayuda a combatir enfermedades crónicas. Además esta dieta es ideal para las personas de todas las edades, vegetarianos e incluso con intolerancia al gluten.

Texto de Elena Compte basado en un artículo de Rocío Río de la Loza. Health Coach

Compartir:

Artículos relacionados