• Autora: Sandra Fernández Alonso
  • Categoría: Patologías
  • Fecha: 11/06/2016

Lo que necesitas saber acerca de la vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana, vaginitis bacteriana o abreviadamente VB es una de las infecciones más comunes de la zona vaginal.

¿Qué causa la esta infección vaginal?

La vaginosis bacteriana es causada debido a un desequilibrio entre los lactobacilos (las bacterias "amigables" de la vagina) y otras bacterias dañinas. El crecimiento excesivo de estas otras bacterias parece ser la causa de la vaginosis bacteriana, sin embargo, la causa exacta no se conoce completamente. Además, no es solo un tipo de bacteria la que causa la vaginitis bacteriana, sino que se consideran "muchas bacterias", o sea, una infección poli-microbiana. La vaginosis bacteriana no se considera una infección de transmisión sexual, sin embargo es más común en las mujeres que son sexualmente activas. Las duchas vaginales y el tabaquismo son factores de riesgo para la VB. Los factores genéticos y la actividad sexual también pueden desempeñar un papel importante. Puedes conocer todo sobre la vaginosis bacteriana en Flujovaginal.com.

Vaginosis

Sobre los síntomas de VB

Los síntomas más comunes de la vaginosis bacteriana son:

  • Flujo vaginal anormal, que suele ser de consistencia fina y de color gris o lechoso.
  • Olor vaginal anormal, a menudo descrito como "olor a pescado". Este olor puede ser especialmente notable después de una relación sexual o después de orinar.
  • La irritación vulvar leve puede ser un síntoma, pero por lo general la vaginosis bacteriana no produce ninguna molestia externa.

¿Cómo se hace el diagnóstico de la vaginitis bacteriana?

El diagnóstico para la VB se hace mediante la evaluación y análisis de la secreción vaginal, recogida durante un examen pélvico, comprobando el pH vaginal, inquiriendo un olor anormal y el examen de las secreciones bajo el microscopio.

Pueden tomarse cultivos de flujo vaginal durante el examen, que serán utilizados para descartar otras infecciones que puedan estar causando el flujo vaginal anormal.

¿Cómo se trata la infección vaginal bacteriana?

La vaginosis bacteriana puede desaparecer sin tratamiento (por si sola), sin embargo debe ser tratada si es sintomática (presenta cualquiera de los síntomas descritos más arriba).

Se recomienda que las mujeres que deban ser sometidas a un procedimiento o cirugía ginecológica sean tratadas, incluso si no presentan síntomas evidentes. El tratamiento también es recomendado si el paciente presenta otros síntomas vulvares que puedan agravarse debido a la presencia de vaginosis bacteriana.

Los tratamientos más comunes para la vaginitis bacteriana incluyen:

  • Medicamentos orales: Metronidazol (Flagyl), Tinidazol (Tindamax).
  • Medicamentos vaginales: Crema vaginal con clindamicina (Cleocin), Gel vaginal de metronidazol; y con menor frecuencia supositorios vaginales de metronidazol.

Las parejas sexuales masculinas no son tratadas, pues la investigación actual no ha mostrado ningún beneficio para la hembra con la vaginosis bacteriana si su pareja es tratada, dicho esto, el tratamiento masculino puede ser útil para el tratamiento de sus parejas sexuales femeninas.

Sobre la prevención de la vaginosis bacteriana:

El uso regular del preservativo reduce significativamente el riesgo de padecer vaginosis bacteriana y es altamente recomendable. Se recomienda además evitar las duchas vaginales o fumar, debido a que estas prácticas son factores de riesgo para la vaginosis bacteriana.

¿Por qué esta infección bacteriana reaparece después del tratamiento?

No se sabe por qué algunas mujeres tienen recurrencias de vaginosis bacteriana después de haber completado el tratamiento. En algunos casos, las bacterias anormales persisten después de realizar el tratamiento estándar, o los lactobacilos "amigables" en la vagina no vuelven a establecerse después del tratamiento. Si la vaginosis bacteriana se repite más de tres veces al año, se recomienda un tratamiento más prolongado para resolver los síntomas. El seguimiento puede incluir un régimen de tres a seis meses de terapia para suprimir las bacterias anormales.

Sandra Fernández Alonso. Flujovaginal.com

Compartir:

Artículos relacionados