• Autora: Florence Marceau
  • Categoría: Alimentación

Dietas vegetarianas: una alternativa saludable

Los diferentes tipos de dietas vegetarianas han estado muy cuestionados por algunos profesionales de la salud durante años. Sin embargo, actualmente sabemos que pueden llevarse a cabo todo tipo de dietas equilibradas y saludables . Eso sí, hará falta un poco de esfuerzo para cubrir todas nuestras necesidades nutricionales.

Lo primero que debemos hacer es aclarar algunos conceptos. Aunque la palabra "vegetarianismo" (hay quien también usa "vegetarismo") se refiere, de forma genérica, a regímenes alimentarios en los que no se incluye carne ni pescado , a la hora de la verdad necesitamos concretar más el tipo de dieta que se lleva a cabo.

Precisamente por eso, cuando describimos nuestras dietas usamos palabras más complejas: los apiovolactovegetarianos son aquellos que no toman carne ni pescado, pero sí huevos, lácteos y miel; losovolactovegetarianos también excluyen la miel; los lactovegetarianos no toman huevos, pero sí lácteos y miel; los ovovegetarianos no toman lácteos, pero sí miel y huevos; los apivegetarianos excluyen todo excepto la miel; y, por último, los veganos, que rechazan cualquier comida de origen animal.

Dicho esto, cabe anotar que existe un sinfín de combinaciones dentro del vegetarianismo (también están los crudívoros, los crudiveganos, los frugívoros…) pero suelen ser alternativas alimenticias minoritarias y mucho más complejas a la hora de llevar a cabo una nutrición equilibrada. Eso sí, en los tiempos que corren decir que eres "vegetariano" no termina de significar nada en concreto , debes ser más específico.

Cuando alguno de estos tipos de vegetarianos renuncia a seguir la pirámide alimenticia habitual, debe tener en cuenta que otros ingredientes de esta pirámide, que sí seguirá comiendo, adquieren más importancia. Hay que aumentar las raciones de fruta a 2 o más al día; se deben tomar entre 7 y 9 raciones de alimentos con un alto contenido en calcio; entre 7 y 12 raciones de cereales; 2 o 3 raciones al día de grasas saludables; y entre 3 y 4 raciones a la semana de legumbres. Éstas solo son las pautas más importantes, que nos permitirán suplir las necesidades que se generan al no comer carne ni pescado. Por supuesto, cualquier dieta vegetariana necesita de un estudio más profundo al respecto.

Si decides no comer nada de origen animal, la cosa se complica y debes tener especial cuidado con el hierro, el calcio, las proteínas, la vitamina B12 y la vitamina D. Realiza análisis de forma periódica para comprobar que tus niveles son adecuados y toma suplementos cuando lo creas necesario.

A estas alturas está demostrado que cualquiera de las principales dietas vegetarianas puede llevarse a cabo sin riesgo para la salud y, en algunos casos (especialmente en el caso de dietas menos estrictas) podemos mejorar considerablemente nuestra calidad de vida. Encontramos buenos ejemplos de vidas saludables y vegetarianas en los famosos. Además, están muy expuestos y son personas mediáticas, que constantemente vemos en televisión y en el cine, por lo que su estado físico está siempre bajo tela de juicio. Algunos de ellos han sido especialmente activos a la hora de promover un estilo de vida vegetariano . El actor Brad Pitt , el jugador profesional de póker Daniel Negreanu (que practica un veganismo estricto) o el guitarrista Carlos Santana son solo algunos ejemplos de famosos que han decidido dejar la carne atrás.

No cabe duda de que, en ocasiones, ciertos tipos de dieta vegetariana pueden ayudar considerablemente a mejorar algunas condiciones delicadas de salud (obesidad, diabetes, problemas digestivos…). Eso sí, es importante ser concienzudos a la hora de elaborar la dieta, no escatimar en tiempo ni en dinero y, en caso de duda, recurrir a un especialista.

Florence Marceau. Nutricionista

Compartir:

Más artículos