• Categoría: Alimentación
  • Fecha: 07/09/2016

Alimentación equilibrada: ¿qué suplementos me ayudan a un mejor funcionamiento diario?

Nuestro cuerpo es una maquinaria casi perfecta, y como tal, debe estar perfectamente engrasada día a día y preparada para afrontar los retos de nuestra jornada. Para ello, nuestra mejor gasolina es una buena alimentación, basada en los principios de la dieta mediterránea, pero no siempre es suficiente. Para ello, tenemos a nuestros alcance ciertos suplementos que nos ayudan a tener las pilas cargadas al 100% a cualquier hora del día: desde ayudas extras en forma de complementos nutricionales, hasta suplementos deportivos para ciclistas u otros deportistas que necesiten un mayor empujón.

Suplementos energéticos y complementos vitamínicos

Son las afamadas grageas que aportan una dosis extra de componentes nutricionales que no siempre podemos encontrar en una alimentación equilibrada o que necesitamos en mayor medida.

No hablamos de química pura y dura, sino de concentrados que sirven de aporte ante deficiencias relativamente comunes (hierro, ciertas vitaminas, etc.) y que tomadas junto al desayuno nos ayudan a comenzar el día repleto de energía.

Suplementos deportivos

En el caso de que seamos deportistas, amateurs o profesionales, el consumo de suplementos debe ser casi obligatorio, ya que exponemos a nuestro cuerpo a un desgaste inusual (para el que no está del todo preparado) que puede acabar con nuestras reservas o llevarnos a un estado de cansancio que impida afrontar el resto del día adecuadamente.

Al igual que ocurre con los complementos vitamínicos, no hablamos de introducir elementos químicos o sintéticos, sino aportar nutrientes extra que nos ayuden más allá de la alimentación equilibrada y que no solemos encontrar en nuestra dieta.

Gracias tanto a lo útil de estos suplementos, como a la adaptación del mercado a las crecientes necesidades personales, estos suplementos no los encontramos únicamente en forma de grageas, pastillas etc., a modo de símil de solución farmacéutica, sino también preparados para el consumo directo mientras hacemos la práctica deportiva: barritas de cereales, bebidas frutales, geles. las opciones son múltiples según practiquemos un deporte u otro y listas para consumir en todo momento.

Suplementos naturales

No todo suplemento alimenticio debe venir en forma "procesada": otros alimentos directamente naturales, sin apenas procesamiento, pueden resultar el snack perfecto para momentos del día en el que nos sintamos decaídos o faltos de energías.

Hablamos de frutos secos, frutas de temporada, cereales etc. que entre horas o cuando nos sometemos a un desgaste al que no estamos acostumbrados nos sirven de empujón.

Qué debemos tener en cuenta a la hora de consumir suplementos

Para finalizar, os aportamos dos pautas que os ayudarán al consumo responsable de los suplementos sin que ello suponga ni modificar nuestra dieta, ni malacostumbrar a nuestro cuerpo.

Lo primero es que ante todas las opciones disponibles en el mercado, elijamos la que resulte más natural para nuestro organismo, de forma que así no lo acostumbremos a un aporte extra continuo de nutrientes y pueda seguir obteniéndolos preferentemente de los alimentos de nuestra dieta cotidiana.

Está claro que tanto un complejo vitamínico como una barrita energética son alimentos procesados, pero en este caso concreto, siempre que tengamos la oportunidad y nos ofrezca los beneficios deseados para nuestro organismo, mucho mejor una barrita realizada a base de cereales, yogur y otros ingredientes naturales que un concentrado.

Por último, siempre tener presente el significado de la palabra "suplemento", es decir, ayuda, aporte extra: nunca debemos sustituir una comida por un suplemento, sino acompañarla, y siempre basándonos en aquello que directamente no nos puede aportar nuestra alimentación cotidiana.

Compartir:

Artículos relacionados